Las Bolsas chinas se desploman en su reapertura por el impacto del coronavirus

in News Es

El Gobierno chino inyecta 154.000 millones de euros para paliar las consecuencias económicas de la epidemia

Lastradas por el impacto de la crisis del coronavirus, las Bolsas chinas se han desplomado este lunes en su reapertura después de las vacaciones del Año Nuevo lunar, que el Gobierno de Pekín ha decidido prorrogar cuatro días más para evitar en lo posible las grandes aglomeraciones de personas que pueden favorecer la expansión del virus. Aunque el Banco Central ha prometido una inyección de liquidez de 1,2 billones de yuanes (casi 154.000 millones de euros) para paliar el impacto económico de la epidemia, el principal indicador de la Bolsa de Shanghái, el SSE ha caído más de un 7,7%, el mayor desplome desde 2015, mientras que el segundo parqué chino, el de Shenzen, ha cerrado con un batacazo del 8,41%. Las Bolsas europeas, por el momento, aguantan con tímidas subidas inferiores a medio punto.

Los índices chinos habían estado toda la semana pasada cerrados por las vacaciones del Año Nuevo y en cuanto han abierto, han recogido las fuertes sacudidas sufridas por los parqués del resto del mundo la semana pasada por el temor a los efectos económicos de la crisis del coronavirus. “El pánico de los inversores se propagó rápidamente a todos los niveles y dominará el mercado a corto plazo”, declaró Yang Delong, economista de First Seafront Fund, según recoge la agencia AFP. En el índice de Shanghái, prácticamente todos los sectores sufren caídas y cuatro quintas partes de las empresas han caído el máximo del 10% permitido. En un solo día, se han evaporado más de 300.000 millones de euros en capitalización bursátil, según cálculos del diario económico Financial Times.

De poco han servido los esfuerzos del Gobierno chino, que ha prometido 154.000 millones de euros para paliar la crisis. “En orden de mantener una liquidez razonable y abundante en el sistema bancario y una operativa estable del mercado de divisas durante el periodo de control de la epidemia, el 3 de febrero el BPC llevará a cabo una operación de mercado para inyectar 1,2 billones de yuanes con el fin de garantizar un adecuado suministro de liquidez”, anunció el banco central chino este domingo.

Además, el Banco Central ha rebajado los tipos de interés aplicados a las entidades que participan en sus operaciones de refinanciación a corto plazo mediante las que ha inyectado los 154.000 millones de euros. De este modo, el instituto emisor chino ha rebajado al 2,40% desde el 2,50% el tipo de interés aplicado en la subasta de liquidez con vencimiento a siete días, mientras que en las operaciones a dos semanas ha recortado el coste de financiación en otros diez puntos básicos, hasta el 2,55%. No obstante, algunos expertos dudan de que la rebaja de tipos sea suficiente para aliviar el daño económico del virus.

En una rueda de prensa, el vicepresidente de la Comisión Nacional de Reforma y Desarrollo —el organismo chino encargado de la planificación—, Lin Weiliang, ha reconocido el efecto negativo del virus en la economía, especialmente en el sector del consumo. No obstante, ha asegurado que el impacto será de corta duración y el país, la segunda potencia económica del mundo, tiene los recursos para minimizarlo. El yuan por su parte perdió 1,5% de su valor, perforando el límite clave de 7 dólares.

Las europeas, al alza

Descontado ya el efecto de la epidemia con las caídas de la semana pasada, las Bolsas europeas no se han dejado contagiar hoy por el pesimismo de las chinas. Los principales parqués europeos se mentienen en verde, si bien han perdido algo de fuelle respecto al arranque, en el que apuntaban a ganancias de 0,5%. Con el avance de la jornada, las subidas se han ido reduciendo y sobre el mediodía apenas alcanzaban el 0,1%, con la excepción de Reino Unido, que se apunta un 0,46%. En el Ibex 35, CIE Automotive es el valor más castigado, con pérdidas del 2%.

El petróleo, mientras prolonga las caídas que la sufría la semana pasada. El barril de Brent cotiza a 56,5 dólares, un 0,2% menos que en la apertura, con lo que la caída desde que el máximo de 68,91 euros que marcó el 6 de enero es ya del 18%. Por su parte, el barril de Texas, de referencia en EE UU, se aprecia ligeramente, un 0,2%, hasta 51,68 euros, también muy lejos del máximo marcado en enero en 63,27 dólares. elpais