Los Hermanos Musulmanes en Europa, los medios de comunicación despiertan

in News Es/NEWS INTERNAZIONALI

De Souad Sbai

La publicación del libro de investigación francés Qatar Papers ha hecho que la opinión pública europea despierte del coma en el que se encontraba para ver un problema que existe desde hace décadas. Se trata de la penetración, tanto política como cultural, de los Hermanos Musulmanes y de su agenda de islam político radical. Y Qatar ni siquiera tiene que actuar escondiéndose demasiado para promoverlos.

Incluso la gran prensa italiana parece haberse dado cuenta finalmente de que la existencia del proyecto de conquista de Occidente por parte de los Hermanos Musulmanes no es una conjetura, sino una realidad que avanza con el impulso de la financiación proveniente de Qatar.

El revuelo causado por la reciente publicación en Francia del libro de investigación Qatar Papers ha generado gran curiosidad por este fenómeno, o mejor dicho, esta amenaza, incluso por parte de importantes periódicos y revistas nacionales. De hecho, ahora se publican frecuentemente artículos y análisis que denuncian las actividades de proselitismo llevadas a cabo por la Hermandad a través de su extensa red de mezquitas, asociaciones, imanes y militantes establecida en territorio europeo (también en Italia).

El último es el artículo publicado en Il Foglio el 26 de agosto, titulado “Così il Qatar usa le banche di Londra per propagare l’islamismo” (“Así es como Qatar utiliza los bancos de Londres para propagar el islamismo”) que resume el contenido de un artículo del periódico británico Times que fue publicado el 5 de agosto (mejor tarde que nunca). “Los qataríes están exportando el islam político a Occidente”, fue el título del artículo de Times. Il Foglio en cambio tituló su artículo “El pequeño emirato está ocupado con la islamización de Occidente”. ¿Qué piensa el famoso erudito Olivier Roy, quien durante la Reunión de Rimini declaró con increíble ligereza que “el Islam político está muerto”?

The Times ha arrojado luz sobre el papel desempeñado por el Al Rayan Bank – propiedad de Qatar con sede en Reino Unido – en la financiación de organizaciones e individuos involucrados en actividades terroristas vinculadas a los Hermanos Musulmanes. Un rol compartido con la Turquía de Erdogan, que se ha convertido en una plataforma desde la cual los Hermanos Musulmanes pueden operar libremente, dirigiéndose no solo hacia Medio Oriente sino hacia el mundo entero. En junio, fue el Wall Street Journal, con dos artículos, el encargado de denunciar la ayuda para eludir las sanciones del Consejo de Seguridad ofrecida por Qatar a los terroristas incluidos en la lista negra de la ONU. Doha facilitó su acceso a las cuentas bancarias depositadas en el Banco Nacional de Qatar y congeladas de acuerdo con la Resolución 1267, aprovechando la presencia de lagunas en los procedimientos.

Sin embargo, la voz de alarma lanzada por el periodismo sigue sin ser escuchada ni por las autoridades gubernamentales ni por los líderes políticos de los países occidentales, quienes no mostraron ningún signo de estupor tras la publicación de Qatar Papers o de los artículos anteriormente mencionados. Orejas y ojos cerrados para no tener que escuchar y ver lo que está sucediendo a la luz del sol, fruto de décadas de arduo trabajo de infiltración en el tejido social, cultural y político de Occidente por parte de los Hermanos Musulmanes. En Estados Unidos, Trump ha acusado a Qatar de financiar el terrorismo, apoyando el embargo y la línea dura diplomática adoptada contra Doha por el Cuarteto Árabe Antiterrorismo. El presidente americano llegó incluso a expresar su intención de designar a los Hermanos Musulmanes como una organización terrorista, siguiendo el ejemplo del Cuarteto. Acusaciones y buenas intenciones que, sin embargo, solamente son palabras que se lleva el viento teniendo en cuenta las inversiones multimillonarias prometidas por el emir Tamim Al Thani en su reciente visita de negocios a Washington y que han servido para recomprar – literalmente – la amistad de Trump.

“Pecunia non olet”: vale tanto para Estados Unidos como para Europa, con la diferencia de que en el caso americano al menos ha habido un sobresalto (ineficaz) mientras que en el Viejo Continente la pasividad de la clase dirigente es realmente desconcertante. Como si no pasara nada, el islam político – que ha sido dado incluso por muerto – continúa su expansión, llenando los vacíos que han dejado culpablemente los líderes, indiferentes y a menudo cómplices, porque se sienten atraídos ideológicamente por los Hermanos Musulmanes, considerados por el PD en Italia como “moderado”, o porque están más interesados ​​en su propio beneficio que en los intereses de Europa. No es sorprendente, entonces, que, como señaló uno de los expertos entrevistados por el Times, Qatar no haga nada para ocultar su apoyo a la agenda fundamentalista de la Hermandad. Ni siquiera tiene que molestarse en disimular, a pesar de las repetidas advertencias emitidas por los medios de comunicación. ¿Los gobiernos de Europa y Estados Unidos cuándo asumirán la responsabilidad de intervenir?

 

 

La Nuova Bussola Quotidiana

Ultime da News Es

Vai a Inizio pagina