Qatar da la espalda al mundo árabe y elige a Irán

in News Es/NEWS INTERNAZIONALI

De Souad Sbai

En la Cumbre de la Liga Árabe, el Consejo de Cooperación del Golfo y la Organización de la Conferencia Islámica, hubo una clara división entre Qatar y sus vecinos árabes. Cuando los últimos pidieron un posicionamiento contra el expansionismo iraní, Qatar declaró estar de la otra parte. Es el nuevo eje islamista.

Para quienes aún no hayan entendido lo que se esconde detrás del vestido blanco y la sonrisa amenazante de los emires de Qatar, los líderes de la Liga Árabe, el Consejo de Cooperación del Golfo y la Organización de la Conferencia Islámica que fue celebrada en La Meca del 30 de mayo al 1 de junio, ofrecen un nuevo ejemplo inequívoco del deseo de Doha de desempeñar el papel de “Estado canalla”.

Los países del Cuarteto Antiterrorista – Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita, Bahrein y Egipto – ofrecieron a Doha la enésima mano extendida, con la que el rey Salman y el heredero del trono Mohammed saludaron al primer ministro, Abdullah Al Thani, presente en las cumbres convocadas por Riad para fortalecer la cohesión del mundo árabe y musulmán contra la creciente amenaza iraní. Los recientes ataques con drones lanzados por la milicias chiitas Houthi contra las estaciones petrolíferas ubicadas dentro del territorio saudí y el piratesco ataque contra los buques mercantes que lucían la bandera saudí frente en las costas emiratís, que la comunidad internacional ha atribuido unánimemente a Teherán, han convencido a Riad de la necesidad de definir de manera clara los límites de las alianzas y las fuerzas en el campo.

Para Doha, por lo tanto, existía la posibilidad de un retorno completo al lecho del mundo árabe, re-armonizando sus políticas con las del Consejo de Cooperación del Golfo y la Liga Árabe. Una vuelta a la normalidad, a las relaciones basadas en el respeto de los intereses mutuos y en el principio de no interferir en los asuntos internos de otros Estados, despojándose del hábito pseudo-revolucionario y falsamente democrático de la Primavera Árabe de los Hermanos Musulmanes y finalmente dejando de invocar una nuevo capítulo junto a la Turquía del cada vez más sultán-dictador Erdogan.

Pero el apretón de manos del Primer Ministro de Qatar con el rey y el heredero al trono de Arabia Saudita fue destruido rápidamente por el ministro de Relaciones Exteriores Mohammed Al Thani, quien con unas declaraciones enfatizadas por Al Jazeera literalmente rompió los comunicados finales de las tres cumbres, ya que se trata de palabras que condenan claramente al régimen jomeinista. Un gesto muy apreciado por el presidente iraní Hassan Rouhani, quien durante una llamada de agradecimiento aprovechó la oportunidad para fortalecer su amistad con el Emir Al Thani. Ambos han querido mostrar al mundo la creciente convergencia entre sus respectivos países en temas regionales, prometiendo fortalecer las relaciones bilaterales en todos los sectores: ¿incluso en el sector militar y en el de seguridad?

Una eventualidad que no debería asombrar a nadie ya que estaba presente desde el inicio, en el rechazo por parte del ministro de relaciones exteriores de Doha de los comunicados finales de la Cumbre celebrada en La Meca. Una negativa que demuestra que Qatar es cuanto menos no hostil a las ofensas iraníes que han sido denunciadas por la Liga Árabe, el Consejo de Cooperación del Golfo y la Organización de la Conferencia Islámica, que también han denunciado el apoyo continuo a los Houthi en Yemen, las intromisiones en Bahrein y Siria, la promoción de políticas sectarias y la desestabilización de toda la región provocada por los Guardianes de la Revolución Islámica y Hezbolá. También es posible que Doha se sienta cómodo con la adquisición por parte del régimen jomeinista de potencias nucleares militares y con los misiles balísticos que Teherán continúa produciendo sin pausa. De lo contrario, ¿por qué disociarse de manera tan descarada del acuerdo alcanzado en La Meca por los países árabes y musulmanes sobre la necesidad de oponerse firmemente a las políticas agresivas y expansionistas de Irán?

Dime con quién vas y te diré quién eres . El eje Doha-Teherán añada un segmento significativo a la línea roja del yihad que desde hace tiempo une a Qatar con Turquía, que a su vez se encuentra en una fase de sentimientos amorosos hacia el régimen jomeinista, hasta el punto de haber anunciado su intención de activar el mecanismos para ayudarlo a sortear las nuevas sanciones impuestas por Estados Unidos. Por lo tanto, el nuevo polo del islamismo mundial, el triángulo compuesto por Qatar, Turquía e Irán salen de la Cumbre celebrada en La Meca para amenazar la seguridad y estabilidad de Medio Oriente y de toda la comunidad internacional. Y el nuevo polo del islamismo no renuncia a su intención de derribar lo que queda del orden regional y reemplazarlo con dictaduras fundamentalistas administradas por los Hermanos Musulmanes, de quienes el régimen jomeinista encarna la versión chiíta.

Es el proyecto de conquista de la Primavera Árabe que regresa, de hecho, nunca se ha ido, colocando al mundo árabe y musulmán en un estado de máxima alerta y total necesidad de colaboración con Occidente. Europa se enfrenta al desafío aún más débil y con menos preparación que el de 2011, pero en Estados Unidos ya no existe Barack Obama y el gobierno de Trump está demostrando que está dispuesto a responder a la solicitud de ayuda solicitada en varias ocasiones durante las Cumbres celebradas en La Meca.

 

 

La Nuova Bussola Quotidiana

 

 

 

 

 

 

 

Ultime da News Es

Vai a Inizio pagina