Dos días caracterizados por la Iglesia “abierta”

in News Es/NEWS INTERNAZIONALI

 

De Souad Sbai

Diálogo interreligioso, protección de los migrantes y del medio ambiente: estos son los principales temas abordados por el Papa Francisco en el viaje apostólico a Marruecos, el viaje número 28 de su pontificado. El Pontífice recordó la reunión de San Francisco con el Sultán e instó a sembrar “un futuro de esperanza, no con violencia ni con odio” sino “con la fuerza de compasión derramada sobre la cruz”.

Dos intensos días dedicados al diálogo interreligioso y a la confirmación en la fe de la Iglesia local, sin olvidar ni a los migrantes ni a los necesitados, que finalizaron con la ceremonia de despedida en el aeropuerto de la capital marroquí. Un viaje apostólico, el vigésimo octavo del Papa Francisco, formado por dos días históricos e importantes para el mundo desde el punto de vista del progreso del diálogo interreligioso, la protección de los migrantes y la defensa del medio ambiente. Esto y mucho más es lo que ha significado la visita del Papa a Marruecos.

Dos días que concluyeron con la Santa Misa celebrada en el complejo deportivo Prince Moulay Abdellah de Rabat ante decenas de miles de fieles. En Marruecos, un país musulmán, hay cerca de 25,000 cristianos presentes en el territorio nacional. La homilía fue dedicada a la parábola evangélica del hijo pródigo, probablemente utilizada también como una metáfora para describir la oposición interna a su idea de una Iglesia tan “abierta” como sea posible a dialogar con el mundo.

Antes de la celebración, el Papa se reunió con el clero en la Catedral de San Pedro, instándole a continuar el camino del diálogo con “los hermanos y hermanas musulmanes”, que naturalmente no son los mismos que los Hermanos Musulmanes que forman la organización extremista del islamismo radical. Es importante tener cuidado y no caer en instrumentalizaciones ni creer en noticias falsas. Precisamente fue aquí donde Francisco dio un afectuoso abrazo al monje Jean-Pierre Schumacher, de noventa y cinco años, el último sobreviviente de la masacre de los monjes de Tibhirine en Argelia. Una figura, la suya, capaz de inspirar incluso para realizar una película.

A propósito de explotación, el Santo Padre también puso de relieve, mientras hablaba con los religiosos, la importancia de combatir y denunciar el uso de la diversidad y de la ignorancia para sembrar miedo, odio y violencia. “El futuro y la esperanza no se siembran con violencia, ni con odio ni con la supremacía étnica, religiosa o económica, sino con la fuerza de compasión derramada sobre la Cruz por todos los hombres”, dijo a los fieles recordando el encuentro de San Francisco de Asís con el sultán Al-Malik Al-Kamil, sobrino de Saladin, en Damietta en 1219.

El segundo día del Papa en Marruecos comenzó con una visita matutina al centro de servicios sociales rurales de las monjas de Temara, dirigido por tres religiosas españolas con el apoyo de los voluntarios. Un lugar donde se cuida a los más débiles e indefensos, casi todos (si no todos) los musulmanes. Un lugar que ofrece servicios que van desde la guardería para los más pequeños hasta la enseñanza de la lectura y la escritura a adultos. También dispone de comedor y ofrece atención médica a los necesitados.

Alrededor de las 17:00 horas – hora local- el Papa subió al avión para volver a Roma. El Papa Francisco, dió las gracias al Rey Mohammed VI y a la familia real, al gobierno y toda la población por la “cálida bienvenida y la generosa hospitalidad” . El Pontífice concedió su bendición divina y garantizó sus oraciones “por la paz y la prosperidad” de Marruecos.

Así finalizó la segunda visita de un pontífice a esta tierra, después de la visita realizada por Juan Pablo II en agosto de 1985. El primer día de su visita, el Papa calificó a Marruecos como un “ejemplo de humanidad” en lo referente a los migrantes y a los refugiados y mostró su preocupación por la grave crisis migratoria, lanzando “un llamamiento urgente para que todos busquen medios concretos para erradicar las causas que obligan a muchas personas a abandonar su país, sus familias para encontrarse, a menudo, marginadas o rechazadas”.

 

La Nuova Bussola Quotidiana

Ultime da News Es

Vai a Inizio pagina