Qatar 2022: FIFA must say “No” to the "World Cup of slavery, terrorism and corruption"!

Qatar 2022: La FIFA debe decir ¡No al “Mundial de la esclavitud, el terrorismo y la corrupción”!

in News Es/NEWS INTERNAZIONALI

De Souad Sbai

Que Qatar ha pagado cantidades ingentes de dinero para conseguir ser el anfitrión del Mundial 2022 es algo que todo el mundo sabe. Sospechosos, pistas y revelaciones han llenado repetidamente los noticiarios internacionales desde que, en noviembre de 2010, la FIFA sucumbió al atractivo de los emires de Doha y les concedió el honor y el privilegio de organizar el campeonato de fútbol más importante del mundo. Tres años después de la fatídica fecha y con 5.000 trabajadores extranjeros empleados en la construcción de los estadios y las infraestructuras muertos o heridos, la organización del evento ha sido cuestionada seriamente por una publicación del periódico británico Sunday Times que explica detalladamente la corrupción de Qatar en la FIFA.

Según la documentación a la que tuvo acceso el Sunday Times, tres semanas antes de la decisión oficial Qatar ofreció a la FIFA a través de la emisora Al Jazeera (presidida por un miembro del clan reinante Al Thani y por lo tanto, propiedad del Estado) 400 millones de dólares para la adquisición “preventiva” de los derechos de televisivos del Mundial 2022, violando la norma que prohíbe a la FIFA recibir ofertas de los países candidatos. Además, el contrato propuesto incluía una cláusula que era, cuanto menos, anómala, según la cual Qatar entregaría otros 100 millones de dólares serían tras la adjudicación del torneo. De hecho, el contrato con Al Jazeera se firmó pocos días después de la ceremonia en la que el entonces emir Hamad Al Thani pudo levantar al cielo el legendario trofeo dorado recibido de manos del entonces presidente de FIFA, Joseph Blatter, como una señal de Victoria sobre los otros países que presentaron su candidatura para ser los organizadores la Copa del Mundo de Fútbol.

Tal y como explica el Sunday Times, posteriormente, en 2013, Qatar entregó otros 480 millones de dólares a través de la emisora ​​deportiva beIN Media – también de propiedad estatal – para asegurarse de que FIFA no revocara su decisión. De hecho, ante la presión internacional provocada por la financiación qatarí a los grupos terroristas y al extremismo de los Hermanos Musulmanes, los emires de Doha tenían tanto miedo a perder la asignación de la celebración de la Copa del Mundo que ampliaron la subvención en beneficio de la FIFA a mil millones de dólares. Un portavoz de beIN declaró que el contrato celebrado con la FIFA para la cesión de derechos televisivos fue sometido “a una investigación en profundidad” y que “no se encontró ningún hecho ilícito”. Pero la estipulación del contrato, aunque sea formalmente regular, tuvo lugar en un contexto que ciertamente no era muy transparente y también surgen dudas legítimas sobre la investigación judicial realizada que negó la existencia de delitos en los hechos de 2010.

En cualquier caso, la documentación del Sunday Times y los contenidos compartidos hasta ahora hacen que sea obligatorio abrir una nueva investigación. Sería beneficioso para los intereses de FIFA –que mientras tanto ha pasado a estar bajo la dirección de Gianni Infantino – dar una señal de discontinuidad con respecto a la polémica administración de Blatter, insistiendo hasta conseguir que se inicie una nueva investigación. En los últimos meses, Infantino ya ha denunciado cierta irritación con Qatar, en particular después de la historia relacionada con el futbolista finlandés Riku Riski, quien se negó a salir al campo en Doha con su equipo nacional como señal de protesta contra las violaciones de derechos humanos que sufren los trabajadores extranjeros.

El “Mundial de la esclavitud, del terrorismo y de la corrupción”, como suele ser definido habitualmente, corre el riesgo de convertirse en un boomerang letal para la FIFA y el nuevo escándalo que ha estallado tras las revelaciones realizadas por el periódico británico puede ser la ocasión ideal para enmendar el grave error cometido por la presidencia anterior.

Por lo tanto, hago un llamamiento al presidente de la FIFA, Gianni Infantino, para que libere por completo a la institución que representa al fútbol de las garras de un Estado canalla como Qatar. Actuando de este modo, encontraría el total apoyo de una parte sustancial de la comunidad internacional, especialmente del mundo árabe moderado y de esa parte de Europa que sigue oponiéndose a los emires de Doha y a la agenda islamista de los Hermanos Musulmanes. ¡No al “Mundial de la esclavitud, del terrorismo y de la corrupción”! ¡Sí al Mundial de deporte y de sus valores en un país digno de celebrar la competición futbolística más importante del mundo!.

 

L’Opinione

Ultime da News Es

Vai a Inizio pagina