Las razones de la escolta

in News Es/NEWS INTERNAZIONALI
Souad Sbai

De Costantino Pistilli

La escolta no le ha sido retirada al periodista Sandro Ruotolo. Es correcto; es la elección justa. Hace unos días, el propio periodista escribió un tweet en el que decía que la escolta le iba a ser retirada y que por lo tanto se convertiría en una presa fácil del crimen organizado debido a las investigaciones y los informes periodísticos que realiza desde años. En varios periódicos se ha escrito que el titular del Viminale fue sido el encargado de retirar la escolta al periodista visto que Ruotolo podría tener cartas en la manga que podrían meter en problemas a Matteo Salvini.

La historia, por lo tanto, estaba tomando un rumbo puramente político. Ruotolo es un meritorio periodista, pero es innegable que siempre ha jugado “en la izquierda”. Conocemos a todos sus “compañeros”. Si se tratara de un asunto puramente político, entiendo porqué a una testigo de la verdad y una firme defensora de los derechos humanos, como la ex parlamentaria italiana Souad Sbai, no se le ha reasignado la escolta. Sin embargo, a la periodista que fue miembro del Parlamento italiano con el PDL (por cierto: la Oficina Central para la Seguridad Personal fue “inventada” por el gobierno de Silvio Berlusconi justo después de la polémica surgida tras el atentado contra Marco Biagi) que defiende los derechos de las mujeres a través de su Asociación de Mujeres Marroquíes en Italia y que abre los ojos a hombres y mujeres con el trabajo intelectual producido por su Centro Alti Studi Averroé, a esta loable figura, le ha sido retirada la escolta.

Souad Sbai es, desde hace años, el objetivo y la víctima de los fundamentalistas islámicos, los mismos que ponen bombas y decapitan a personas; cuando Souad Sbai supo que había sido abandonada por los brazos fuertes del Estado, a los que ella misma ha servido y sigue sirviendo; cuando supo que había perdido la protección de las instituciones que ella misma protege a través del trabajo que realiza, se desahogó ante los micrófonos de Radio Campus Cusano: “He sufrido dos ataques graves, he sido agredida incluso físicamente, la semana pasada recibí amenazas que ahora mismo están siendo investigadas por la Digos. Este es un país extraño. No he hecho nada más que abrir mis ojos de Italia ante el radicalismo islámico. De repente, cuatro días después de la partida de Marco Minniti, me encuentro de un día para otro sin escolta. Salvini tampoco ha hecho nada al respecto. Quizás alguien quiere verme muerta”.

Es triste tener que escuchar estas palabras; es decepcionante ser testigo de la indiferencia del Estado hacia esta mujer a quien los fanáticos del Islam radical no perdonan por haber formado parte de la consulta islámica Viminal, por haber criticado el uso del velo integral en nuestro país, por haber desenmascarado a “imanes y mezquitas hazlo tú mismo”, por haber denunciado a las naciones que financian el terrorismo – como Irán, Turquía y Qatar – por haber escrito y seguir escribiendo, debatiendo y sacando a la luz al terrorismo de matriz islamista, en nuestro país y en el extranjero, por defender a las mujeres víctimas del machismo islámico.

Para ella, una mujer que lucha para sacar a las mujeres de las jaulas del velo o de la violencia, no es nada agradable verse obligada a vivir bajo escolta por culpa la malicia de desconocidos que podrían atacarla en cualquier momento: “No crea que la escolta es un privilegio, quizás lo es para quienes no hacen nada, pero para quienes están perseguidos por ISIS y por el extremismo islámico no es ningún privilegio. En la televisión ya no me llaman, quieren aislarme para posteriormente atacarme. Pero no voy a entrar en su juego; yo estoy en contra del extremismo islámico en Italia porque quiero defender a mi país”, afirmó ante los micrófonos de Radio Cusano Campus.

¿Quién defenderá a esta mujer de la violencia de los fundamentalistas islámicos? ¿Los mismos que quitaron la escolta al coronel Sergio De Caprio, también conocimo como Capitano Ultimo, que arrestó a Totò Riina y que tuvo que recurrir al tribunal administrativo regional en medio del silencio general? ¿Por qué el Estado italiano, y en primer lugar el Viminal, que ofrece el servicio de escolta a 600 italianos a través de 2070 agentes no puede restituir la protección a Souad Sbai? Ella tiene todo el derecho y el Estado tiene todo el deber. Ella es una hija especial de esta nación y en esta nación es donde está en peligro. Ella vive y trabaja para abrir los ojos a las personas, sin embargo, parece que más de uno finge que no ve la riqueza de recursos de esta mujer y el peligro al que está expuesta. Más de uno gira la cabeza hacia el otro lado; quizás hacia el lado “izquierdo”.

Si es así, el único error que ha cometido Souad Sbai ha sido permanecer en el lado derecho de la historia política italiana, por lo que parece el lado equivocado. La izquierda está siempre preparada para protestar y manifestarse cuando se toca a un representante de su misma intelectualidad, sin embargo no sucede lo mismo cuando la escolta viene retirada a otras personalidades que también corren peligro. Una especie de “Cruz Roja”,de “socorro rojo”. Quizás tendría que haber frecuentado más salones radical chic y rodearse de más “compañeros”. ¡Alerta! ¡Despierta! Aquí una mujer está siendo condenada a muerte – como ella misma dice – y si los ejecutores deberían ser los fanáticos islámicos radicales, está claro que el proceso de condena había sido emitido previamente desde Montecitorio.

L’Opinione

Ultime da News Es

Vai a Inizio pagina