Líbano: Hezbolá arruina las celebraciones del 75 aniversario de la independencia bloqueando la formación de un nuevo gobierno

in News Es/NEWS INTERNAZIONALI
El país se hunde en la crisis económica y la inflación aumenta

El Líbano ha celebrado 75 años de independencia con un desfile militar en Beirut, pero muchos libaneses sienten que tienen poco que celebrar: la economía azotada por la corrupción está peligrosamente cerca del colapso y las disputas políticas sobre las acciones de un nuevo gobierno ponen en riesgo la llegada de las donaciones internacionales por un valor de 11 mil millones de dólares.

Mientras tanto, el grupo terrorista chiíta Hezbolá y sus aliados (Irán en primer lugar ) han obtenido importantes beneficios pero han hecho poco para sacar al Líbano del punto muerto político en que se encuentra. La ira contra la indiferencia de los políticos, el empeoramiento de los servicios públicos, la angustia situación económica y los pronósticos negros se están abriendo camino.

La semana pasada, el Banco Mundial lanzó una seria advertencia: “si no se establece pronto un gobierno estable, el Líbano que conocemos desaparecerá”.

En el Líbano la situación interna es pésima. El viernes pasado, las intensas lluvias provocaron que el sistema de alcantarillado de Beirut reventara, convirtiendo la famosa carretera costera del Mediterráneo en un río de agua negra pestilente que se tragó a los automovilistas que pasaron por su camino. El mismo día, los militares habían cerrado una vía principal con motivo de los preparativos del desfile del Día de la Independencia, paralizando el tráfico durante horas. Los vuelos desde el Aeropuerto Internacional de Beirut han sido cancelados. El ejército se disculpó inmediatamente.

A pesar de que cuenta con una población de más de 4,5 millones de personas, el Líbano todavía tiene infraestructuras primitivas, un gran consumo de electricidad y agua y una profunda crisis en el campo de los residuos.

“No hay independencia (que celebrar) porque la corrupción nos está devorando”, dijo Mohammed Al-Rayyes, dueño de una tienda en el barrio de Hamra en Beirut. “Los próximos días serán muy difíciles”.

El pequeño país árabe se ha enfrentado a múltiples crisis políticas y de seguridad en las últimas décadas, también ha sufrido la guerra civil que duró siete años y sufre los efectos de la guerra de la vecina Siria, un conflicto que a menudo ha sobrepasado la frontera y que ha provocado 1 millones de refugiados en el Líbano, empeorando aún más su infraestructura disfuncional.

C.P. & S.H.D.

Ultime da News Es

Vai a Inizio pagina