• descarga-1-2.jpg
    Rashed el Ghannouchi
  • descarga-4.jpg
    Tamim bin Hamad al Thani

El Islam aterriza en Roma: tras Qatar llega el turno de Ennahda El emir Al Thani y Ghannouchi visitan Italia

in News Es/NEWS INTERNAZIONALI

Durante cinco días, Roma será el destino de dos importantes personajes del mundo islámico. Hoy el emir de Qatar Tamim bin Hamad al Thani, será el invitado del presidente Mattarella en el Quirinale; una visita que abrirá una serie de encuentros destinados a firmar acuerdos relacionados con la salud, la agroalimentación, el deporte, la juventud y la investigación. Sin embargo, el viaje de dicha personalidad del Golfo Pérsico no puede, sin embargo, hace que surjan ciertas reflexiones de manera involuntaria. Posteriormente llegará el turno de Rashed el Ghannouchi, el líder indiscutible de Ennahda, que asistirá a una conferencia el próximo sábado.

Arabia Saudita, Egipto, Bahrein y los Emiratos Árabes contra Qatar


El Emirato de Qatar está involucrado en el financiamiento terrorista islamista y, por esta razón está sometido a un embargo por parte de Arabia Saudita, Egipto, Bahrein y Emiratos Árabes. El motivo de las sanciones impuestas por el Cuarteto Árabe es que Doha no reconoce a Hamas, Hezbollah y los Hermanos Musulmanes como organizaciones terroristas. Doha incluso ha acogido en varias ocasiones a los líderes y de partidarios de estas organizaciones terroristas y de una manera muy sutil, ha financiado a dichas mismas organizaciones asignando fondos sustanciales a las ONG que oficialmente trabajan por los derechos sociales.

Recientemente, EE. UU. también consideraba a Qatar como un Estado estralla de las redes terroristas, pero los qataríes han querido demostrar una amplia disposición para el diálogo albergando a la flota estadounidense en sus puertos y firmando un memorando de entendimiento con el fin de crear una cooperación entre los dos países y unirse en la guerra contra el terrorismo.

En Italia, el qatarí se entrega generosamente a un gran número de asociaciones islámicas y formalmente, es destinado a la construcción o apertura de nuevas mezquitas. El hecho de no poder rastrear muchos de los movimientos de dinero imposibilita poder conocer cuáles son los propósitos reales. La Qatar Charity Foundation es una de las institución que se distingue por los movimientos de dinero realizados en varias ocasiones a favor de los círculos islamistas de Italia, que muchas veces están bajo la lupa de los servicios inteligencia.

En más de una ocasión, varias fuentes han destacado que gran parte de los fondos destinados a la apertura de nuevos lugares de culto fueron robados misteriosamente. Tras el robo los emisarios de Qatar se negaron a enviar más dinero a no ser que garantizaran la devolución del importe comprando locales que serán utilizados para orar.

¿Quien es Rashed el Ghannouchi?

El próximo sábado, será el turno de Rashed el Ghannouchi, el líder indiscutible de Ennahda , un partido islamista tunecino, ya que llegará a la capital de Italia para asistir una conferencia. Fundador primero del Movimiento por la tendencia islámica y, más tarde, de Ennahda (renacimiento), el Ghannouchi tiene un pasado que no es precisamente claro.

Pasó por las filas del movimiento de predicación Tabligh y en los años 70 abrazó las teorías fundamentalistas propuestas por el egipcio Sayyed Qutb y por el pakistaní Abu a’la Mawdudi, bases de la futura doctrina yihadista defendida por primera vez por Gulbuddin Hekmatyar y también seguida por Receyyp Erdogan, y posteriormente por Oussama bin Laden y Ayman al Zawahiri.

En 1991 fue expulsado de Túnez por el entonces presidente Zine el Abidine, comprometido con la lucha contra el islamismo, y Ghannouchi obtuvo asilo político en Londres, donde permaneció hasta la revolución del jazmín, cuando se le permitió regresar a su patria. Mientras tanto, los exiliados de Ennahda en varios países europeos, incluida Italia, habían propagado el proselitismo, liderando la transformación de la entidad política, que formalmente se mantuvo moderada, en una entidad con diversas ramificaciones terroristas. Inicialmente, el grupo de combate tunecino, luego el grupo salafista para la predicación y la lucha, y finalmente Ansar al Sha’aria, se “aprovecharon” de importantes tránsfugas del partido fundado por Ghannouchi.

Las ramificaciones de Ennahda en Italia se expandieron desde Roma, donde, aproximadamente a fines de la década de 1990, un gran grupo de partidarios islamistas de Ghannouchi encontraron hospitalidad como “solicitantes de asilo político”, demostrando a las autoridades las persecuciones a las que se decían que fueron sometidos en su patria.  La presencia de tunecinos vinculados a Ennahda se extendió con la creación de centros de oración en prácticamente toda Italia, Varese, Ravenna, Milán, Nápoles, etc. Los mismos centros que con el comienzo del nuevo milenio, y la llegada primero de Al Qaeda y luego del Estado islámico, se destacaron porque, “de repente”, se dieron cuenta de que desde hace años estaban albergando a verdaderos terroristas.

Es positivo que en las visitas anteriores a Nápoles y Roma, el Ghannouchi haya externalizado su distanciamiento del terrorismo y de la violencia política en general, pero olvidó desmentir haber estado involucrado en la lucha armada contra los presuntos regímenes despóticos políticamente cercanos a Occidente y, sobre todo, contra Israel, en la no resuelta “cuestión palestina”.

Los islamistas y la autorización para mentir.

Los dos personajes que llegan a Italia se prestan con una representación legítimo de sus personalidades de acuerdo a dos doctrinas similares, practicadas por los islamistas: taqyyia y tawriya, es decir, disimulo.

De hecho, ambas prácticas permiten mentir legalmente, en determinadas circunstancias , si se hace por el bien del Islam, sobre todo desde el punto de vista del expansionismo religioso o la autodefensa. Es necesario subrayar que actualmente la mentira y el engaño están sumamente arraigados en la cultura islamista, mucho más de lo que uno podría haber pensado en el pasado. Un claro ejemplo son las solicitudes de asilo presentadas por refugiados, los juramentos de arrepentimiento de los terroristas capturados o las declaraciones de ciertas eminencias del Islam que muestran la firme voluntad de respetar las leyes y tradiciones de los países de acogida para conseguir una coexistencia pacífica.

Por lo tanto, el uso de la Tawriya y la Taqyyia está permitido cuando es necesario o cuando sirve para alcanzar los intereses de la sharia. Este interés deben ser entendidos en el sentido más amplio de la palabra que va desde el fortalecimiento del Islam hasta la sumisión de los infieles. Los islamistas, a través de estas dos legitimaciones de un comportamiento que no es apropiado para los verdaderos fieles, reciben un cheque en blanco para mentir, que sin duda tiene una importancia fundamental en el comportamiento personal, en reuniones diplomáticas de alto nivel o en la firma de tratados internacionales.


Ultime da News Es

Vai a Inizio pagina