2022 World Cup: Qatar does not teach us citizenship

Copa Mundial de Fútbol 2022: Qatar no nos enseña civismo

in News Es/NEWS INTERNAZIONALI
Lorenza Formicola

De Lorenza Formicola


Qatar sigue creciendo a un ritmo impresionante. Se erigen rascacielos, centros comerciales y brillantes estadios. Todo debe estar listo para la Copa del Mundo que se celebrará entre el desierto y las dunas del Golfo Pérsico. Cada día surgen miles de nuevas carreteras y líneas de transporte público. Cientos de miles de trabajadores extranjeros trabajan para el Mundial. Los árboles y la hierba germinan en el desierto.

“Cada día algo cambia. Es como si todo el país se estuviera preparando para algo grande”, afirmó Mohamed Ahmed, gerente del Estadio Internacional Khalifa.


Los aspersores giraban mientras esparcían agua en un viento constante y chispeante pero parece que la mayor parte del agua se evapora antes de llegar al suelo. El ambiente, desde el primer día en que comenzaron las obras, es efervescente y brillante. Más de 4,000 trabajadores migrantes trabajan en el estadio Al Wakrah bajo un sol asfixiante.

No es necesario buscar demasiado para encontrar algo turbio en esta historia de la Copa del Mundo que tendrá lugar en 2022; desde hace tiempo en almaghrebiya trabajamos para sacar a luz esta realidad.

Pasan los meses y surgen nuevas historias que son realmente preocupantes y a veces estremecedoras sobre las condiciones de trabajo a las que son sometidos los hombres que se han mudado a Qatar atraídos por el hambre y la desesperación.

Un informe publicado en febrero por Impactt, una consultoría que se ocupa de la esclavitud moderna, denunció que los obreros están sujetos a turnos de trabajo que superan las 72 horas semanales.

Los periodistas extranjeros que intentaron denunciar lo que está sucediendo en el país han sido arrestados en los últimos años por “difamar” al país. Pero ya sabemos que Qatar está acostumbrado, especialmente últimamente, a censurar las noticias internacionales.

La Copa del Mundo, en la que Qatar ha invertido tanto, se ha convertido en el componente central de un plan destinado no solo a desarrollar arquitectónicamente el país, sino también para limpiar su nombre en el escenario mundial. Sin embargo, a pesar de la censura, no parecen tener éxito en la consecución de sus objetivos.

Hay muchos trabajadores inmigrantes, por ejemplo Lusail, que no reciben su salario desde hace meses.

La FIFA afirma que las acusaciones que han tenido lugar durante meses contra Qatar son falsas; pero, tal y como afirman las asociaciones humanitarias que siguen y denuncian esta situación,  hay poco margen de error en lo que respecta a los pésimos salarios y a las inhumanas condiciones laborales que mortifican a los trabajadores provenientes de Nepal, India y Filipinas, y que en algunos casos no reciben su salario desde febrero de 2016.

También hay muchos hombres que se endeudaron para ir a trabajar a Qatar y que en cambio solo han conseguido arruinar sus vidas. En esta situación se encuentra Ernesto, capataz nacido en Filipinas que declaró que lleva dos años trabajando en Qatar y que ahora está en peores condiciones económicas que antes de llegar al país. Otros han tenido que vender sus tierras para poder pagar las deudas contraídas.

El informe anteriormente mencionado, nombra a una compañía de ingeniería, Mercury MENA, que supuestamente habría dejado a aproximadamente 80 trabajadores de India y Filipinas bloqueados en Qatar y sin pagarles su salario durante meses. Amnistía Internacional lleva mucho tiempo denunciado a diversas compañías que hacían de intermediarios de los obreros por utilizar  la kafala, es decir, una forma de esclavitud moderna que está contemplado por la ley islámica pero que en realidad no es más que una forma de abuso contra los trabajadores – y muy a menudo contra las mujeres – que cuenta con con la complicidad del Estado. El sistema requiere que estas personas tengan un “patrocinador” nacional que suele ser el empleador. El papel desempeñado es anticipar los costos del permiso de trabajo; algo que les convierte en los responsables del visado y del estatus legal de los trabajadores: por lo tanto, tiene un enorme poder sobre ellos.

Tras meses de polémica que involucra directamente al gobierno de Qatar, en octubre, el país se comprometió a colaborar con la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en la reforma de la kafala y de los elementos fundamentales de sus leyes laborales para evitar que se sigan produciendo la violación de los derechos humanos de los trabajadores que actualmente está teniendo lugar. Hace algunas semanas, el Emir de Qatar emitió una ley para abolir el poder de los empleadores de conceder o retirar los permisos de salida, que hasta ahora se han utilizado para impedir que los trabajadores abandonen el país. Pero las organizaciones humanitarias afirman que en realidad los cambios han sido mínimos o nulos.

En cualquier caso, el hecho es que los trabajadores viven en viviendas extremadamente estrechas, sucias e inseguras. Y si los trabajadores se quejan de su situación o buscan ayuda, a menudo son intimidados y amenazados; y por lo que parece ya ha habido más de una muerte.

Esta es la civilización que pronto nos visitará en traje oficial.


Ultime da News Es

Vai a Inizio pagina