Terror Funding

El financiamiento del terror

in News Es/NEWS INTERNAZIONALI
Souad Sbai

De Souad Sbai

¿Sabías que solamente en 2017 varios filántropos árabes donaron aproximadamente 200 mil millones de dólares a diversas asociaciones, ONG y fundaciones musulmanas repartidas por todo el mundo? Estos datos no deberían sorprendemos ya que estamos acostumbrados a leer y escuchar los increíbles gastos de los príncipes o reyes árabes.

El problema es que estos petrodólares a menudo acaban en los bolsillos de asociaciones, ONGs y fundaciones musulmanas que financian el terrorismo. Esto es posible gracias a su habilidad para disfrazarse de organizaciones benéficas (una clara demostración es el caso de Kosovo).

Pero algo está cambiando y se demuestra al leer las últimas declaraciones de Abdul Aziz Al Ghurair – el máximo responsable de la Federación de Bancos de los Emiratos Árabes Unidos y presidente de la Foundation for Education Fund – que dicen así: “El mundo musulmán es muy generoso. El verdadero desafío es descubrir y comprender lo que donamos y cómo lo hacemos para que nuestras contribuciones tengan un impacto significativo. Por esta razón, pido inaugurar una nueva era de donación musulmana”.

Al Ghurair hizo estas declaraciones durante el Global Donors Forum que tuvo lugar en el Museo Británico de Londres el pasado lunes, pero el discurso de Al Ghurair no acaba aquí ya que el filántropo también dijo: “no hemos progresado tanto como queríamos. No es coincidencia que los titulares de prensa hayan dañado la imagen de la filantropía musulmana en los últimos años relacionando las asociaciones benéficas con las facciones extremistas involucradas en los conflictos acontecidos en todo el mundo”. La respuesta a sus palabras fueron los aplausos del público asistente. Un atisbo de verdad entre los laberintos de los buenistas, aquellos que todavía hoy siguen culpando de todo a la islamofobia y que apoyan el políticamente correcto, el “querámonos bien”, sin comprender los efectos de los irracionales afectos de un mundo que está destruyendo el nuestro en nombre de califato mundial, al grito de “Allahu Akbar” y a costa de nuestras vidas.

Aplaudo el discurso de Abdul Aziz Al Ghurair y lo comparto, especialmente cuando añade: “Todos los donantes deberían poder seguir su donación de una manera simple y clara, de la misma manera que podemos supervisar el curso del envío de un paquete. Es necesario crear instituciones legalmente reconocidas que garanticen la transparencia porque incluso las donaciones de beneficencia realizadas con buenas intenciones pueden no tener el impacto en la sociedad que el donante esperaba”.

De hecho, muchos “donantes” musulmanes, inspirados por sus buenos sentimientos, corren el riesgo de apoyar y alimentar el terrorismo y los conflictos existentes en el mundo. Conozco muchas de estas pseudo-asociaciones u organizaciones que se aprovechan de la buena intención de quienes donan dinero a la beneficenza y posteriormente ven su dinero convertido en muerte. Una realidad que también existe aquí, en Italia.

En cambio nuestro Gobierno ¿tiene conocimiento – o al menos se ha interesado alguna vez- de la situación denunciada públicamente por Al-Ghurair?

Vai a Inizio pagina