Líbano a las urnas. Elecciones locales con efectos globales

in News Es/NEWS INTERNAZIONALI

de Souad Sbai

En Líbano se vota por la reforma del Parlamento. Parece que es tan solo una noticia de relevancia local, una noticia incluso muy difícil de seguir (77 listas en juego), pero el resultado será crucial para establecer el equilibrio de Medio Oriente.

Elecciones en un país dividido entre musulmanes, cristianos, chiítas y sunitas; una nación entre la fuerza saudí y la iraní.

Las elecciones en Líbano son importantes ya que llegan después de nueve años desde la última vez que se votó. Una votación que por ley debería haberse celebrado hace cinco años.Dada la importancia del cuadrante en el tablero de ajedrez internacional del equilibrio global, la ronda electoral libanesa puede delinear no solo las cifras y los números de las diversas facciones políticas (y religiosas), sino también una parte decisiva del equilibrio de Medio Oriente.

Los 128 asientos disponibles que componen actualmente el Parlamento representan lo que es Líbano en realidad y su complejidad: es un país dividido entre los cristianos (ligeramente en mayoría) y los musulmanes con infinitas variantes de tipo confesional, interconfesional, político y social.

No es casualidad que el pacto firmado en 1943 creara un patrón bien definido: el presidente siempre cristiano maronita y el primer ministro siempre sunita.

Pero el Líbano es también la tierra de los cristianos, de la Falage Libanesa, de los radicales chií Hezbolá, del partido histórico también chií Amal, de drusis, melchites, alawis, armenio-ortodoxos etc.

En resumen, Líbano es un calidoscopio de acrónimos, mundos paralelos, partidos, corrientes y movimientos que apoyan a Beirut y a su política. El complejo sistema proporcional de votación, a pesar de garantizar a cada comunidad un número de asientos preestablecidos, no permite prever cuál puede ser el resultado. Pero hay un dato que sí permite que nos hagamos una idea de la complejidad existente en el país: las listas en juego son 77.

Lo único cierto es que tanto en el sentido comunicativo como en el político, el problema sirio está por encima de todas las cosas, a pesar de que el país se encuentra en una gran dificultad económica. Cada alianza tiene una idea diferente sobre Damasco.

La composición del Parlamento que surgirá de las urnas mostrará la orientación de Líbano y a partir de hoy será posible entender la evolución del destino de Damasco y de su entorno.

Líbano es una de las piezas más delicadas del conflicto global entre suníes y chiitas, entre Arabia Saudita e Irán en particular, los países líderes y guía de las dos coaliciones. Por lo tanto, Líbano, es un eslabón de enorme importancia en relación con el destino de Siria ya que en el caso de que estalle el caos y se produzca una confusión política y social inmanejable podría tener que volver a recorrer el dramático camino ya vivido. Tampoco podemos olvidar que Líbano es un país en pleno conflicto a pesar de que la guerra civil siria haya captado toda la atención mediática por razones que a menudo han excedido el mero interés humanitario.

Por lo tanto, lo que está en juego es algo realmente importante pero los medios de comunicación dominantes (como suele suceder) no han dado al asunto la importancia que tiene, culpablemente, porque se considera un temao difícil de hacer entender al público en general y, sobre todo, no manipulable.

Las urnas hablarán y ya a partir de los primeros resultados entenderemos qué dirección tomará el país de los cedros.

 

 

Ultime da News Es

Vai a Inizio pagina