Las manos de Qatar y Turquía sobre África Oriental

in News Es/NEWS INTERNAZIONALI

de Souad Sbai

Qatar ha firmado un acuerdo de 4 mil millones de dólares por el puerto de Suakin en la costa sudanesa del Mar Rojo. El puerto, un antiguo mercado de esclavos, también es competencia de Turquía.


Tanto Sudán como Qatar o Turquía tienen más de un objetivo común: tienen la misma visión del Islam político.

Estrategias de intimidación geopolítica y al mismo tiempo, de apropiación del territorio. Qatar, tras varias semanas de rumores, ha firmado un acuerdo de 4.000 millones de dólares por el puerto de Suakin, en la costa sudanesa del Mar Rojo, a poca distancia de Arabia Saudita.

Esto no tiene ninguna diferencia con lo que Qatar hace a diario, comprando estructuras y “engrasando” los mecanismos justos para obtener la influencia deseada.

Una cuestión complicada no solamente debido al posicionamiento geográfico del puerto, sino además porque junto a Doha también está Turquía con un ojo puesto en el puerto. Un lugar simbólicamente asociado a Turquía ya que durante el Imperio Otomano era el mercado de esclavos más importante del mundo. Siglos después, Ankara vuelve a centrar su atención en este lugar junto a su actual aliado, Qatar; es decir, junto al país considerado como una amenaza inminente por parte de Arabia Saudita y de los Emiratos.

El objetivo real es crear bases militares en el territorio que permitan desarrollar de una manera aún más eficaz las actividades de desestabilización geopolítica y social que se está llevando a cabo actualmente y que ya se había realizado en otros cuadrantes.

No es ningún misterio que Sudán, Turquía y Qatar tienen más de un proyecto de desarrollo en común y la misma opinión sobre el islamismo, ese que a su vez alimenta al yihadismo salafista. Todo con la financiación proveniente de Qatar, que hace de caja fuerte.

Existen varias circunstancias que certifican la nefasta influencia que Doha ejerce sobre Sudán: a finales del pasado marzo, Eritrea acusó a Qatar y Sudán de haber desplegado sus cazas en la frontera y de fomentar la creación de un nuevo centro de operaciones yihadista: el gobierno de Eritrea acusó abiertamente a Doha de financiar a los partidarios del religioso radical islamista Mohammed Jumma. Una acusación importante ya que el gobierno de Eritrea declara abiertamente la existencia de una “ zona oculta destinada a organizar actividades políticas y militares, y a adiestrar a sus militantes. La financiación de sus actividades -explica la nota emitida por el gobierno de Eritrea- está garantizada por la embajada de Qatar en Jartum”.

El gobierno de Eritrea afirma que Qatar envió tres aviones de combate Mig, bajo la dirección de dos qataríes y un etíope, a las Fuerzas de Defensa de Sudán desplegadas en Kassala, en la frontera entre Eritrea y Sudán.

A este clima de tensión, de piezas recíprocamente conquistadas con dinero y de apoyo a los grupos radicales, hay que añadir el papel de la Turquía de Erdogan, que claramente apunta a ampliar su área de influencia en Occidente, lo más al oeste posible. Pretende expandirse desde África hasta Europa con la colaboración de Qatar.

Mientras tanto Qatar, trata de estrechar el círculo alrededor de los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita; países que desde hace tiempo vigilan y acusan a Qatar de financiar el yihadismo internacional de los Hermanos Musulmanes.

 


Ultime da News Es

Vai a Inizio pagina